lunes, 19 de enero de 2015

Normas básicas para la presentación de un ensayo



Un ensayo académico es la exposición por escrito de una tesis fundamentada en la lectura atenta de textos referentes a un tema específico, de interés o relevancia para una disciplina en particular. Esas lecturas deben proveer evidencias claras que sustenten la tesis principal del trabajo; por eso, deben estar consignadas claramente, incluso citadas de manera textual, con el propósito de mostrar su procedencia.


Es sumamente importante que el autor del ensayo consigne con toda claridad los datos completos de la publicación de donde está tomando sus ideas: en primer lugar, por motivos éticos y de honestidad intelectual: los libros y los artículos publicados son resultado del trabajo coordinado de investigadores, escritores, traductores, editores y muchos otros profesionales cuyo esfuerzo merece crédito. Copiar parte de sus trabajos sin señalar la fuente equivale a robar el acervo intelectual de esos autores; asimismo, se comete un fraude frente a la institución en la que se presenta el ensayo plagiado. En segundo lugar, un ensayo académico será mucho más serio y digno de crédito, en la medida en que tenga fuentes autorizadas, es decir, reconocidas por la comunidad científica. En algunos casos, el valor principal de un ensayo reside en la acumulación de fuentes que antes de este trabajo se encontraban dispersas; gracias a la investigación, se establecerá un nexo entre esas fuentes y se iluminará una parcela del conocimiento que antes era parcialmente desconocida.


Una característica fundamental de un ensayo bien escrito es la claridad de exposición que guardan las ideas contenidas en él. Para lograr un ensayo de calidad académica, primero hay que organizar los temas que se van a exponer, de modo que entre ellos exista una consecución lógica. El lector no debe malgastar su energía tratando de imaginar lo que el autor puede haber querido decir en el texto, sino que debe pasar con facilidad de un párrafo a otro (y por lo tanto, de una idea a otra) para que pueda concentrarse en lo que se dice, y no en cómo se dice. Además, la consecución lógica significa que una idea se deriva de otra que la precede inmediatamente, o bien que las ideas se encuentran juntas porque guardan entre sí alguna similitud. Si no pone cuidado en estos detalles, el autor de un ensayo puede estar desviando inútilmente la atención de su lector, dándole pistas falsas que no desembocarán en la idea que quien lee se había formado con los párrafos precedentes.


Todo ensayo académico debe tener tres partes básicas:


Introducción. Debe incluir breves antecedentes que servirán para ubicar al lector en el tema que se va a estudiar en el ensayo. También servirá como justificación para el trabajo: ¿El tema es lo suficientemente relevante como para que el autor haya decidido estudiarlo? Pero, más importante: ¿Este tema es lo suficientemente relevante como para que el lector se tome el tiempo necesario para leer el ensayo? Una buena introducción contendrá, también, la hipótesis que el ensayo quiere demostrar (ésta deberá convertirse en tesis al final del ensayo: la “hipótesis” es un enunciado de conocimiento que está en un grado menor que una “tesis” y tiene que explicarse). Aunque la hipótesis puede estar enunciada como una pregunta que se desea contestar en el desarrollo, lo mejor es establecerla como una oración afirmativa, generalmente al final de la introducción.

Desarrollo. Es la parte principal o cuerpo del trabajo. En él, el autor debe formular y explicar los pasos lógicos que lo llevaron a establecer la tesis. Se trata de un ejercicio persuasivo en el que el autor del ensayo concatenará sus propias reflexiones con las evidencias textuales que recopiló durante la investigación. En un buen ensayo, el autor incluirá solamente aquel material indispensable y suficiente para llegar a conclusiones claras y convincentes. Aunque durante la investigación se encuentre material interesante y que merezca la pena de revisión, éste no deberá incluirse si se desvía del tema central (aunque puede haber notas a pie de página que recomienden la revisión de tales materiales, como cortesía para el lector).

Conclusiones. Éstas deben estar expresadas con claridad, y, por supuesto, deben derivarse del desarrollo del trabajo; por lo tanto, esta sección no podrá introducir nuevos temas ni “concluir” hechos cuyo tratamiento sea ajeno al ensayo. Sí podrá, por otro lado, sugerir que el tema no se ha agotado en el trabajo, y que por ende quedan aspectos que merecen estudio, o incluso invitar a la investigación de aspectos relacionados con el ensayo que en ese momento se concluye.

Por lo que se refiere a la redacción del trabajo, deben evitarse a toda costa las muletillas y los lugares comunes que no aportan nada al conocimiento, y sí hacen desmerecer el estilo del ensayo (frases como “de una u otra manera”, “el hecho de”, etc.); así como los giros coloquiales que harían parecer al ensayo la trascripción de un discurso hablado. También deberá cuidarse el tono de la escritura, de modo que no haya un estilo afectado o poco natural que dificulte la comprensión de la lectura: el estilo verdaderamente elegante se consigue mediante la simplicidad de las oraciones; si una idea es de verdad importante, se sostendrá por sí sola, con la fuerza de la argumentación, y no con ornamentos innecesarios.

Finalmente, se recomienda imprimir primero un borrador que se someterá a una lectura cuidadosa con el propósito de enmendar todos los errores posibles: de concordancia gramatical, de tipografía (errores “de dedo”), cacofonías, reiteraciones, ambigüedades, faltas ortográficas, de acentuación diacrítica, etc.

Para la presentación profesional de un ensayo, deben observarse las siguientes reglas básicas:


  1. El título debe escribirse centrado, sin punto final, y con las mayúsculas estrictamente necesarias (inicio de oración, nombres propios, etc.). Antes del título debe haber un espacio en blanco, de modo que la primera línea del ensayo quede, más o menos, a tres cuartas partes de la página. Este espacio se llama “colgado” y sólo se deja en la primera cuartilla, por motivos estéticos. La primera página nunca se numera. El resto de las páginas van numeradas progresivamente (a partir de la número 2). Este número debe aparecer en el extremo superior derecho de la página (todo esto se consigue desde el menú “Insertar” del procesador de palabras).
  2. Después del título, se deja un espacio en blanco y luego se escribe el nombre del autor, cargado a la derecha. El nombre del autor va en orden natural: nombre de pila, apellidos, y no va precedido de partícula alguna (“Por:”, “Escrito por:”, etc). Las portadas con el nombre de la escuela, del trabajo, del autor y del profesor se reservan únicamente para tesis que se entregarán a la biblioteca, pero son innecesarias en ensayos académicos breves.
  3. El ensayo debe estar escrito en cuartillas; es decir, en hojas blancas escritas por un solo lado, a doble espacio, con tipo Times New Roman o Courier New de 12 puntos, con los márgenes establecidos por el procesador de palabras (más o menos 2.5 cm por lado. Generalmente el margen izquierdo es un poco mayor, para permitir la encuadernación o el engargolado). Con estas especificaciones, en cada cuartilla caben alrededor de 26 líneas con 65 caracteres cada una (contando espacios en blanco). El espacio entre líneas es importante para facilitar la lectura y para permitir marcas de corrección. El texto del ensayo, así como las notas a pie de página, deben ir justificados (alineados) de ambos lados (derecho e izquierdo).
  4. Ninguna parte del trabajo lleva negritas (bold letters). En caso de que sea necesario subrayar alguna parte del texto, ésta debe ir en cursivas. Las cursivas se utilizan para: a) títulos de libros, publicaciones periódicas (diarios y revistas), títulos de películas; b) locuciones extranjeras (por ejemplo: per capita, non bis in idem, habeas corpus, grosso modo, op. cit., etc.).
  5. Todos los párrafos deben ir sangrados. La sangría debe ser de alrededor de medio centímetro. Entre los párrafos no debe haber renglones en blanco.
  6. Si el trabajo lleva subtítulos, éstos van en cursivas, cargados a la izquierda. Los subtítulos tampoco llevan punto final.
  7. Si se copia textualmente, la cita debe ir entre comillas cuando tenga cinco renglones o menos (aproximadamente 100 palabras). En caso de que la cita supere ese número de renglones, debe ir en forma de trascripción, es decir como un párrafo aparte, con interlineado sencillo, y con márgenes mayores (un centímetro extra a la derecha). Es posible que el texto trascrito vaya con un tipo menor que el resto del trabajo (el tamaño de la tipografía en el ensayo es de 12, la trascripción puede ir en 11). La trascripción no debe ir entre comillas: el formato especial indica que se trata de una copia.
  8. Cualquier anotación que no pertenezca al texto citado (y que por lo tanto es una añadidura hecha por el autor del ensayo) debe ir entre corchetes [ ]; los corchetes sólo se usan en este caso. En el resto del ensayo, las aclaraciones del autor sólo irán entre paréntesis o guiones largos.
  9. Las notas a pie de página van numeradas consecutivamente. La llamada debe ir en superíndice después de la puntuación (ejemplo: palabra.3 ; o bien: palabra,3). Las llamadas y las notas correspondientes deben quedar en la misma página. El tamaño de la tipografía en las notas es de 10 puntos (todo esto ya está previsto en el procesador de palabras, que hace los ajustes automáticamente).
  10. Si las notas a pie de página consisten en referencias a libros, artículos u otras publicaciones, el nombre del autor debe ir en orden natural: nombre de pila, apellidos (ejemplo: Carlos Fuentes…, nunca “Fuentes, Carlos…”). La inversión de este orden sólo tiene sentido en la bibliografía, pues en ella los datos se ordenan alfabéticamente con base en el apellido de los autores. En las notas a pie de página, este orden alfabético no opera, pues éstas están numeradas consecutivamente.
  11. Al consignar los números de página en las notas al pie, debe cuidarse que todas tengan punto final. Siempre hay un espacio en blanco entre la abreviatura de “página” y el número de ésta (ejemplo: p. 25.; nunca: p.25). Si se trata de dos o más páginas, la abreviatura plural es “pp.” (ejemplo: pp. 25-26.)
  12. La bibliografía debe contener todos los datos de las referencias (autor, título, editorial, ciudad, año, páginas, etc.) En este caso, los nombres de los autores serán consignados de la siguiente manera: apellido, nombre. Si un libro tiene dos autores, sólo se invierte el orden en el nombre del primer autor (ejemplo: Elizondo, Carlos y Benito Nacif…). En caso de haber más de dos autores, sólo se escriben los dos primeros y et al. (ejemplo: Cázares, Laura, María Christen Florencia et al.) sin puntuación entre el nombre del segundo autor y la locución et al. (La partícula “al.” siempre lleva punto, pues se trata de una abreviatura latina.) Las entradas de la bibliografía estarán ordenadas alfabéticamente por el apellido de los autores.
  13. Si hay dos entradas correspondientes al mismo autor, sólo se escribe el nombre en el primer caso. En los siguientes, en vez del nombre se ponen tres guiones largos seguidos de coma (———,). Los tres guiones largos aparecerán (en pantalla y en la versión impresa) como una sola línea continua. Estos guiones se consiguen en el programa Word pulsando al mismo tiempo las teclas “Control”, “Alterno” y el signo de sustracción en el teclado numérico (-). Si no se encuentran los guiones largos, se escriben seis cortos (------).

miércoles, 8 de enero de 2014

Solecismos

Son errores de construcción que atentan contra la claridad del español. A continuación, una primera lista, para empezar a practicar:


Solecismo
Forma correcta
Solecismo
Forma correcta
A grandes líneas
En líneas generales
Hablo a nombre de
Hablo en nombre de
Abocarse a
Dedicarse a
Hacer favor
Hacer el favor
A resultas de
A causa de
Hacer llegar
Enviar, remitir
Actualmente en vigor
En vigor
Hacer memoria
Recordar
Anteriormente a
Con anterioridad a
Jugar un papel
Desempeñar un papel
Así fue que
Así,
Jugar un rol
Cumplir una función
Bajo el punto de vista
Desde el punto de vista
Lapso de tiempo
Lapso
Con o sin música
Con música o sin ella
La primer semana
La primera semana
Cumplir metas
Alcanzar metas
Levantar infracción
Imponer multa
Dado que
Puesto que
Los años ochentas
Los años ochenta
Dar comienzo
Comenzar, empezar
Los déficits
Los déficit
Dar por finalizado
Concluir
Me alegro que así sea
Me alegro de que…
Deviene en
Deviene
Pararse del asiento
Levantarse del asiento
El día de hoy
Hoy
Pero sin embargo
Sin embargo
En base a
Con base en
Pero mas sin embargo
Sin embargo
En la medida que
En la medida en que
Por la vía de
Mediante
En otro orden
de ideas
No está mal, pero no abusar de este giro
Raza humana
Especie humana
En paralelo
A la vez
Tener efecto
Efectuarse
En razón de
A causa de, debido a
Tener verificativo
Tener lugar
En relación a
En relación con
Tengo cuatro años de
Llevo cuatro años de
Erario público
Erario
Todo mundo
Todo el mundo
Es por eso que
Por eso
Volviste en sí
Volviste en ti

Ejemplos:

1.     La ingratitud de hoy devendrá en la crueldad de mañana.
Lo correcto es: "devendrá" (sin preposición), o "se convertirá en". El verbo devenir nunca lleva preposición en.

2.     El día de hoy estudiaremos a grandes líneas dos teorías en paralelo.
Lo correcto es: Hoy estudiaremos a grandes rasgos (o en líneas generales o grosso modo) dos teorías simultáneamente.

3.     Fue una de las peores tragedias que tuvieron verificativo para la raza humana.
"Tener verificativo" es buscar demasiada "elegancia". Lo mejor es ocurrir. Los perros se clasifican en razas. Los humanos somos una especie.

4.     El policía me infraccionó porque me pasé la primer señal de alto.
El verbo infraccionar no existe. Tal vez la gente lo confunda con infringir; sin embargo, en la situación que se describe en la oración, el hablante es quien infringe el reglamento (el policía no infracciona, tampoco infringe al automovilista). El policía impone una multa a quien no respeta la señal de alto. Por último, primer se utiliza cuando la siguiente palabra es un sustantivo masculino singular (el primer amor, el primer alumno, el primer día). Si la siguiente palabra es un sustantivo femenino singular, se dice "la primera" (la primera señal, la primera palabra, la primera semana).

5.     Los rituales han jugado un rol importantísimo en nuestro desarrollo cultural.
Las expresiones jugar un papel y jugar un rol son una mala traducción del inglés y del francés. En español, los papeles dramáticos no se juegan, se desempeñan.

6.     Todo mundo sabe que el erario público se emplea en base a caprichos.
Lo correcto es: todo el mundo sabe que el erario se emplea con base en caprichos. Todo mundo se refiere a todo planeta en el universo; el erario es el tesoro público (por lo tanto, erario público es un pleonasmo), y las bases se ponen en algo, no a algo.

7.     En los años 80’s dio comienzo la crisis actualmente en vigor.
Lo correcto es: en los años ochenta comenzó la crisis actual. Al referirnos a décadas, es mejor usar palabras, no números. Además, el uso del apóstrofo es incorrecto en español (ni siquiera en inglés se utiliza para expresar plurales). Es preferible comenzar que dar comienzo; lo más simple es siempre lo mejor. Actualmente en vigor es un pleonasmo.

8.     Haré memoria de dónde puse la información para enviártela vía correo electrónico.
Igual que en el ejemplo anterior, hacer memoria de implica usar tres palabras donde sería  mucho más claro y económico usar sólo una: recordar. La palabra vía es un sustantivo, no deberíamos usarla como preposición. Lo correcto sería: recordaré dónde puse la información para enviártela por correo electrónico. Si se quiere matizar el principio, lo más adecuado sería: trataré de recordar...

9.     La junta de accionistas tendrá efecto el 29 de mayo; es por eso que distribuimos las carpetas en relación al número de participantes.
La expresión tener efecto, en este caso, debe sustituirse por ocurrir. Es por eso que es un galicismo; es suficiente con "por eso," (incluida la coma); por último, nos relacionamos con algo, no a algo; por lo tanto, lo más adecuado es en relación con, aunque también se acepta con relación a.

10.  Habrá un lapso de tiempo prudente para dar por finalizado el cumplimiento de metas.
La expresión lapso de tiempo es un pleonasmo (todos los lapsos son de tiempo; es tanto como decir "una década de diez años"). Dar por finalizado debe sustituirse por terminar; sin embargo, en este caso, es preferible usar un verbo cuyo significado se relacione con la palabra metas. Por lo tanto, lo más adecuado es: habrá un lapso prudente para alcanzar las metas (las metas se alcanzan, las promesas se cumplen).

sábado, 16 de noviembre de 2013

Observatorio para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos

Tarea para el jueves 21 de noviembre


1. Sólo bajo esta óptica se entiende su decisión.
2. Diana tiene un desorden de personalidad múltiple, es así que su humor es muy volátil.
3. El estudio demuestra que el 2% de las empleadas están dispuestas a renunciar.
4. El Instituto estaba ten preocupado por la situación que hasta incluso creó un cuerpo colegiado para evaluarla.
5. El tema de este trabajo es opinar y argumentar si la problemática interna del país tiene solución.
6. Este cambio se dio en el área rural, lo que de alguna manera lo define.
7. Han habido modificaciones y/o soluciones a los problemas internos de México.
8. La distribución del ingreso es inequitativo.
9. La mayoría de mis vecinos compran sus verduras en el mercado sobre ruedas.
10.  Las quejas sobre nuestras decisiones no deben tener ingerencia en nuestros objetivos.
11.  Necesitamos avanzar en situaciones como la generación y distribución de energía.
12.  No debemos dejar de lado los avances en materia política.
13.  No te portes así con él, que es tu papá. Pídele disculpas por tu actitud.

sábado, 31 de agosto de 2013

La Intendencia de las Letras


Los alumnos de Producción Editorial I a IV (licenciatura en Letras Hispánicas de la UAM Iztapalapa) participan en el proyecto La Intendencia de las Letras, que es una alianza estratégica entre las áreas de concentración de producción editorial en la UAM Iztapalapa, y diseño editorial en la UAM Xochimilco. En este proyecto, los alumnos de Iztapalapa cuidan la edición de libros en todo su proceso. Ellos se encargan de recibir los originales, corregir estilo y corregir pruebas; además, toman sus propias decisiones respecto de los paratextos, hacen dictámenes, tramitan permisos de publicación, sugieren títulos y se encargan de resolver todas las situaciones no previstas en el plan de obra. Los alumnos de Xochimilco diseñan forros e interiores, maquetan, ilustran y forman. La impresión y la encuadernación se llevan a cabo en el taller de offset de la UAM Xochimilco.

Los dos primeros títulos que publicamos son:

Somos un lugar inventado (2013), que recoge los textos ganadores del concurso de creación literaria del Congreso Estudiantil de Crítica e Investigación Literarias (CECIL) 




La aguja del iceberg (2013), una pieza teatral publicada en edición bilingüe inglés-español.
En este momento tenemos en preparación cuatro títulos más, entre los que se encuentra la compilación de los mejores trabajos que se han presentado en el CECIL, el congreso anual convocado por los alumnos de la UAMI.




laintendenciadelasletras@gmail.com

http://docencia.izt.uam.mx/sgpe//Curso/5279.Produccion-Editorial-I.html