sábado, 6 de febrero de 2010

Oraciones subordinadas sustantivas

Mira el siguiente ejemplo:

El cigarrillo puede causar cáncer

El sujeto de esta oración es un sustantivo: “el cigarrillo”. Compara la oración anterior con la siguiente:

Fumar puede causar cáncer

El significado de ambas oraciones es el mismo, pero, técnicamente, el sujeto de la segunda oración cambió por un verbo en infinitivo: “fumar”.

Los verbos en infinitivo pueden ser los sujetos de una oración, porque funcionan bien como sustantivos Incluso, esta función es tan normal para los sustantivos, que ni siquiera es necesario el artículo definido (el fumar puede causar cáncer). Mira los siguientes ejemplos:

Escribir a máquina es fácil si practicas mucho.
Cantar en la regadera nunca me ha gustado.
Romper un espejo puede traer mala suerte.

 A veces, en vez de sólo un verbo en infinitivo, puede haber una oración completa (subordinada) como sujeto de la oración independiente. Mira los siguientes ejemplos:

Que las personas adquieran el hábito de fumar puede causarles cáncer
Cuándo llegará el pedido es todavía un misterio para todos


Los respectivos sujetos de estas oraciones son “Que las personas adquieran el hábito de fumar” y “Cuándo llegará el pedido”. A esto se conoce como una oración subordinada sustantiva, porque cumple la función de sujeto (o sea la de un sustantivo).

Como recordarás, el sustantivo también puede cumplir otras funciones; por ejemplo, la de objeto directo de un verbo. Las oraciones subordinadas sustantivas también pueden ser el objeto directo de un verbo. Mira el siguiente ejemplo:

Isabel nunca dice mentiras

El sustantivo “mentiras” es el objeto directo del verbo “decir”. Si se sustituye por una oración, la oración completa será el objeto directo:

Isabel nunca dice que me quiere

En este caso, la oración subordinada “que me quiere” es una oración sustantiva, porque cumple la función de un sustantivo: ser el objeto directo del verbo “decir”. Las oraciones subordinadas sustantivas generalmente están introducidas por la conjunción subordinante “que”. Sin embargo, otras conjunciones subordinantes también pueden introducir la oración sustantiva. Por ejemplo:

Nadie sabe si habrá clases la próxima semana.

La oración subrayada es el objeto directo del verbo “saber”. Se trata de una oración subordinada sustantiva introducida por la conjunción subordinante “si”.

Sólo existen otros dos tipos de oraciones subordinadas: las adjetivas y las adverbiales.

2 comentarios:

  1. como poder identificar en un trabajo cuando se esta hablando de cada tipo de oración?

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Una manera puede ser con la conjunción que introduce la oración. Las subordinadas sustantivas generalmente llevan "que" o "si". Las adjetivas tienen palabras como "que", "cuando", "donde", "quien" y "cuyo". Para las adverbiales, te recomiendo que revises la tabla que aparece en este mismo blog.

    Otra manera es localizar la oración subordinada y preguntarse "¿a qué parte de la oración independiente modifica esta oración"? Si modifica a un sustantivo, se trata de una oración subordinada adjetiva; si es el sujeto o el objeto directo de la oración principal, se trata de una subordinada sustantiva. Si expresa modo, tiempo, lugar, condición..., se trata de una subordinada adverbial.

    Espero que esta información te sirva.

    ResponderEliminar